Tuesday, 21 November 2017
A+ R A-

APOSTASIA: EL PECADO ABORRECIBLE

بسم الله الرحمن الرحيم

Alabado sea Alah, el Dios de los mundos. Que Alah eleve el rango del Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam, su Al y Acompañantes y que proteja a su nación de lo que él teme por ella. El Ayah 19 de Surat Al-^Imran dice:

إِنَّ الدِّينَ عِندَ اللهِ الإِسلامُ

Lo cual significa: [El Islam es la única religión que Alah acepta de Sus esclavos.] Es la única religión que Él ordenó a sus esclavos a seguir. A quien solo adore a Alah, no acepte socios para Él y crea en el mensaje del Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam, le serán concedidas generosidades eternas en el paraíso. El que acepte para si mismo una religión que no sea el Islam y muera en ese estado, será un perdedor en el día del juicio y su interminable morada será el infierno donde la tortura ni cesa ni disminuye. Alah no perdonará al que muera sin ser musulmán, tampoco aceptará ninguno de sus buenos hechos realizados durante este tiempo de vida. Surat Muhammad, Ayah 34;

إِنَّ الَّذِينَ كَفَرُوا وَصَدُّوا عَن سَبِيلِ اللهِ ثُمَّ مَاتُوا وَهُم كُفَّار فَلَن يَغفِرَ اللهُ لَهُم

Lo cual significa: [Aquellos que blasfeman y previenen a otros de aceptar la Religión de Alah y mueren como blasfemadores, Alah no los perdonará.] Surat an-Nisa’, Ayah 48:

إِنَّ اللهَ لا يَغفِرُ أن يُشرَكَ بِهِ وَيَغفِرُ مَا دُونَ ذَلِكَ لِمَن يَشَآءُ

Lo cual significa: [Alah no perdona asociar socios con Él, y Él perdona lo que es menos que esto a quien es Su Voluntad.]

El saber que gozos eternos esperan al musulmán en el paraíso y que tortura eterna espera en el infierno al que muere sin ser musulmán, debería hacer a cada musulmán ansioso por mantenerse firme en su religión. La persona que desea un buen final, hará todo lo posible para cumplir con todo lo que es obligación de ella, y hará todo lo posible para evitar lo que es prohibido, y sobre todo, se esforzará para evitar cualquier cosa que invalide, interrumpa, y termine su Islam, es decir apostasía. Advertir a los musulmanes contra lo que los llevaría fuera del Islam y advertirles contra lo que los llevaría a estar entre los perpetuos habitantes del infierno es de mayor prioridad sobre otras cuestiones en la religión con consecuencias menos drásticas. Por esta razón, los sabios del Islam incluyeron en sus libros capítulos en apostasía para elucidar (aclarar) lo que causa que la persona cometa apostasía y los juicios que la afectan, este esfuerzo es hecho para advertirle a la gente en contra de cometer algo de ello. Él que no conoce lo malo es más probable que caiga en ello, y aquel que aprende el capítulo de apostasía tendrá sus ojos abiertos y su corazón protegido para evitar cometer este grave pecado.

Imam an-Nawawiyy definió apostasía como interrumpir el Islam de uno por una intención blasfema, un acto blasfemo, o un dicho blasfemo—haya sido hecho o no, burlándose, por convicción o por terquedad1. Apostatar después de haber sido musulmán es el más vulgar de los pecados. Apostatar es un crimen atroz, por el cual el cometedor de este crimen merece la tortura perpetua del infierno si muere sin arrepentirse de ello.2

Los sabios de las cuatro escuelas (madhhabs) clasificaron apostasía en tres categorías: creencias apostatas en el corazón, acciones apostatas cometidas por diferentes partes del cuerpo, y dichos apostatas con la lengua. Ar- Ramliyy, de la escuela de Imam aċh-ċhafi^iyy, clasificó apostasía en estas tres categorías y dio ejemplos de cada una de ellas en su libro, Explicación de Minhaŷ, como lo hizo Imam an-Nawawiyy en su libro, Rawdat at-Talibin. Qadi ^Iyad e Imam Muhammad ^Ilayċh de la escuela Maliki dieron ejemplos de estos tres tipos de apostasía. Igualmente lo hizo Ibn ^Abidin y Badrur-Raċhid de la escuela Hanafiyy y Al-Buhutiyy de la escuela Hanbaliyy. Ibn as-Subkiyy dijo en su libro At-Tabaqat: “Imam Al-Aċh^ariyy, sus estudiantes y todos los musulmanes no discrepan en considerar un blasfemador a aquel que dice una palabra blasfema o comete un acto blasfemo. Él no es un creedor en Alah y permanecerá en el infierno por siempre aunque supiera la verdad en su corazón. Este es un caso de consenso sabio (Iŷma^), ni siquiera dos musulmanes discreparían en este asunto.”

El muhaddith Hafidh, faqih y lingüista Murtada az-Zabidiyy dijo: “Los sabios de las cuatro escuelas (madhhabs) escribieron exponiendo los tipos de apostasía”.

La clasificación de apostasía en estas tres categorías le facilita a uno el aprendizaje y entendimiento del tema, por ello haciendo más fácil evitar el caer en ello. Tal clasificación puede ser fácilmente entendida de diferente ayahs en el Qur’an. En Surat al-Huŷurat, Ayah 15, Alah dijo:

إِنَّمَا المُؤمِنُونَ الَّذِينَ ءَامَنُوا بِاللهِ وَرَسُولِهِ ثُمَّ لَم يَرتَابُواْ

Lo cual significa: [Los creyentes son aquellos que creen en Alah y Su Mensajero y no dudan en esa creencia.] Este ayah refleja la categoría de apostasía referente a las creencias en el corazón. En Surat Fussilat, Ayah 37, Alah dijo:

لا تَسجُدُوا لِلشَّمِس ولا لِلقَمَرِ وَاسجُدُوا لِلَّهِ الَّذِى خَلَقَهُنَّ

Lo cual significa: [No te postres al sol o a la luna, más bien póstrate a Alah El que los creo.] Este ayah refleja la categoría de apostasía perteneciente a acciones cometidas por diferentes partes del cuerpo. En Surat at-Tawbah, Ayah 74, Alah dijo:

يَحلِفُونَ بِاللهِ مَا قَالُوا وَلَقَد قَالُوا كَلِمَةَ الكُفرِ وَكَفَرُوا بَعدَ إِسلامِهِم

Lo cual significa: [Ellos juran por Alah que no dijeron (la blasfemia) mientras que han dicho las palabras blasfemas y blasfemaron abiertamente después de haber declarado ser musulmanes.] Este ayah refleja la categoría de apostasía perteneciente a dichos.

Cada una de estas tres categorías de apostasía esta dividida en muchas subdivisiones, y los sabios dieron muchos ejemplos de cada una ellas.

Un ejemplo de estas tres categorías de apostasía—creencias en el corazón—es tener duda acerca de la existencia de Alah o dudar acerca del mensaje del Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam. También, es blasfemia dudar acerca del mensaje de cualquiera de los mensajeros o profetas de Alah cuando el mensajero o el profeta es alguien conocido (como Adam, Ibrahim, ^Isa, o Musa) por el hombre común y el sabio. Dudar acerca de la revelación del Qur’an a nuestro Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam, es blasfemia, como lo es, dudar acerca de asuntos como el día del juicio, la existencia del paraíso y del infierno, y otros asuntos en lo cuales ha habido consenso sabio, como la recompensa y el castigo. Dudar acerca de asuntos que no son conocidos comúnmente entre los musulmanes comunes y entre los sabios también—como la existencia del embalse (Hawd) del cual los creyentes van a beber antes de entrar al paraíso, no es blasfemia excepto si uno fue terco acerca de ello y sabia que este asunto es parte de la religión y aún así lo negó.

En la categoría perteneciente a creencias apostatas en el corazón esta incluida la creencia de que alguien más que Alah existe sin un principio. Esta era la creencia de los filósofos griegos, Ibn Sina (Avicenna), e Ibn Taymiyah. Ibn Taymiyah (3)dijo que la especie del mundo existe sin un principio. Solo Alah existe sin un principio y Sus atributos son eternos y perpetuos y no cambian. Todo lo demás es una creación de Alah y tiene un principio para su existencia. Qadi ^Iyad, al-Mutawali, Ibn Haŷar al-^Asqalaniyy, y otros establecieron el consenso sabio (Iŷma^) de que es blasfemia en aquel que cree que el mundo existe sin un principio.

Es blasfemia negar alguno de los atributos de Alah, conocido comúnmente entre los musulmanes de ser un atributo de Él, tal como Su Sabiduría acerca de todo. También, es blasfemia negar que Alah sea atribuido con Poder, Voluntad, Sabiduría, Oído, Vista, y Vida. Negar cualquiera de estos atributos de Alah es blasfemia porque la mente sola es suficiente para saber que Alah tiene que ser atribuido con estos atributos, es decir, estos atributos son una condición para ser Dios, y por lo tanto uno no es excusado por ignorancia. Ibn al-Ŷawziyy dijo: “Hay consenso de que es blasfemia de aquel que niega que Alah tiene Poder sobre todo.”

Aquel que cree que Alah es semejante a cualquiera de Su creación en Su Existencia, Sus Atributos, o Sus Hechos, ha blasfemado. Aquel que cree que Alah es un cuerpo o luz, o cree que Alah existe ‘arriba’ en los cielos, o que Él se sienta en el ^Arċh (el trono) es un blasfemador. Todos estos atributos de la creación son inapropiados de atribuirle al Creador. Si Alah hubiese sido atribuido con tales atributos, Él hubiese tenido similares entre Sus creaciones, y Alah dijo en el Qur’an:

لَيسَ كَمِثلِهِ شَىءٌ

Lo cual significa: [No hay nada como Él en ninguna manera.] Si Alah hubiese sido un cuerpo, Él seria susceptible a las mismas cosas a las que todos los cuerpos son susceptibles—como cambio, divisibilidad, necesidad de ocupar un espacio, y aniquilación. Todos estos atributos de la creación son indicación de insuficiencia o debilidad y no son apropiados para atribuirle a Alah.

También es blasfemia considerar licito lo que es comúnmente conocido entre los musulmanes ser ilícito (como el adulterio, la fornicación, robar, o beber alcohol), o considerar ilícitos los asuntos comúnmente conocidos entre los musulmanes ser lícitos (como el vender y el matrimonio). La condición en todo esto es que la persona este consciente de los juicios de estas cuestiones en la religión. Es blasfemia desmentir al Profeta, denigrar sus atributos, o creer en la posibilidad de la profecía de alguien mas después de nuestro Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam (como dicen los Qadiyaniyyah).

La segunda categoría de apostasía, es decir, acciones cometidas por diferentes partes del cuerpo, incluye postrarse a un ídolo, o postrarse al sol o a la luna, o postrarse a cualquier otra creación con el propósito de adorarla. Otro ejemplo de apostasía de acciones es tirar a la basura, teniendo conocimiento de ello, el libro del Qur’an y papeles conteniendo información islámica, como fue dicho por ar-Ruyyaniyy y otros, porque esta acción demuestra burlarse de la religión. Además, es blasfemia tirar en la basura un papel en el cual esta escrito uno de los nombres de Alah, siempre y cuando el que lo tire sepa que es un nombre de Alah y esta consciente de este hecho cuando este tirando el papel. También, es blasfemia por acción intencionalmente asistir a alguien para que blasfeme, como llevar a alguien que no es musulmán a su templo para que cometa blasfemia.

La tercera categoría de apostasía es aquella de dichos y los sabios mencionaron que esta categoría contiene el máximo número de casos. El Profeta, salalahu ^alayhi wa salam, dijo:<<la mayoría de los pecados de los hijos de Adam son de sus lenguas. >>Entre estos están los pecados enormes (kaba’ir) y la blasfemia (kufr). En esta era ha llegado a ser común que alguna gente sea tan negligente y descuidada con sus palabras hasta el punto de que algunos dicen palabras que los expulsan del Islam, y ni siquiera consideran tales palabras pecaminosas a pesar de que estas son blasfemas. Esto va de acuerdo con el dicho del Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam, relatado por at-Tirmidhiyy: <<una persona puede llegar a decir una palabra que piensa no es dañina, la cual resulta en su caída al abismo del fuego del infierno que tiene la profundidad de 70 años.>> Los 70 años cayendo conducen al fondo del fuego del infierno y es un lugar al que solo los blasfemadores llegaran. Este hadith es explicito demostrando así que el decir una palabra blasfema hace que la persona ya no sea musulmana, aunque esta no considere esa palabra dañina o pecaminosa.

Este hadith también demuestra que para cometer blasfemia no es una condición que el dicho blasfemo este en combinación con su creencia en ese dicho o acción. El Profeta no dijo: ‘una persona podría decir una palabra y creer en ella’… ni dijo: ‘una persona podría decir una palabra y actuar en blasfemia…’ ni dijo:’ una persona podría decir una palabra en seriedad…’ sin embargo, él dijo: “una persona podría decir una palabra que piensa que no es dañina…’ Un hadith similar por al-Buĵariyy y Muslim es prueba que no es ni siquiera una condición que la persona tenga saber el juicio de las palabras blasfemas dichas para que haya cometido blasfemia.

Decir palabras blasfemas por estar enojado no excusa a la persona de cometer blasfemia. Imam an-Nawawiyy dijo: “Si un hombre estaba enojado con su hijo o su esclavo y lo golpeó severamente, entonces otra persona le preguntó: ‘¿Cómo puedes hacer eso? ¿Acaso no eres musulmán?’ y a esto su respuesta deliberada—aunque enojado—fue ‘No’, esta persona blasfemó.” Esto fue dicho por sabios Hanafiyy entre otros.

En su Hadith, el Profeta, salalahu ^alayhi wa salam, nos advirtió contra el enojo. Su respuesta a un hombre que vino a él pidiéndole consejo fue, <<no te enojes>> El Profeta, salalahu ^alayhi wa salam, nos advirtió contra el enojo. Por eso, el enojo no es una excusa, la carencia de controlarlo puede conducir a la persona a varios pecados incluyendo la blasfemia.

Los sabios mencionaron que la tercera categoría de apostasía, apostasía de dichos es como un mar que no tiene orilla—queriendo decir que los ejemplos podrían continuar. Ellos citaron muchos ejemplos en sus libros para disuadir a la gente a decir palabras similares. Por ejemplo, maldecir a Alah es blasfemia. Aquel que maldice a Alah no es musulmán. Es blasfemia maldecir a uno de los profetas o a uno de los ángeles, como es mencionado por Qadi ^Iyad. Declarar que un musulmán es kafir (blasfemador) sin una razón válida causaría que el acusador ya no fuese musulmán, como fue mencionado por al-Mutawali y al-Ghazaliyy. At-Tahawiyy dijo que es blasfemia atribuirle a Alah cualquier atributo de la creación—como edad o tiempo, cuerpo o lugar, órganos o instrumentos, colores o figuras. También, tener la intención de blasfemar en el futuro dependiente del suceso de algún incidente hace que la persona blasfeme inmediatamente.

Uno tiene que prestar atención al consejo y advertencias del Profeta, salalahu ^alayhi wa salam. Uno tiene que ser extremadamente cauteloso de no permitirle a su lengua que lo conduzca a una situación destructiva. Como fue mencionado por Imam al-Ghazaliyy, “La lengua tiene un tamaño tan pequeño, pero el crimen (pecado) que comete puede ser enorme”. Otros sabios dijeron que la lengua es como una bestia feroz que atacará si no la amarras. Hermano musulmán, aprende este tema de apostasía muy bien, en un esfuerzo para evitar cometer este pecado. Es una obligación de cada musulmán proteger su fe en contra de cualquier cosa que la invalide, la interrumpa y la termine.

Si uno comete apostasía, es una obligación regresar al Islam inmediatamente dejando fuera lo que causo que uno apostatara y diciendo la testificación de fe (dos ċhahadas) con la intención de liberarse de la apostasía. Uno también esta obligado a sentir remordimiento por haber apostatado y a tener la intención de no regresar a un hecho similar en el futuro.

Apostasía es un asunto serio, y no debe tomarse a la ligera. Muchos juicios son incurridos en el apostata del Islam. Algunos ejemplos son: El ayuno y la purificación seca (tayammum) del apostata son inválidos; no es permitido comer de la carne que el apostata degolla; él no es heredado, y él no hereda; su contrato matrimonial con un musulmán o con alguien que no sea musulmán no es válido. Además, el apostata pierde toda la recompensa de los buenos hechos que hizo antes de haber cometido apostasía. Sin embargo sus pecados permanecen. Estos pecados no se le borrarán, aunque él regresara al Islam, por otra parte, estos pecados requieren un arrepentimiento separado. ¿Quién entre la gente puede permitirse que toda la recompensa de sus buenos hechos sea borrada por apostasía y hallarse en el día del juicio solo con sus pecados en la balanza?

Hermano musulmán aprende muy bien este tema de apostasía. No te dejes engañar por aquellos que dicen lo contrario a lo que los sabios del Islam clasificaron como apostasía. No te dejes llevar por el mal camino diciendo palabras blasfemas por ignorancia, enojo, o descuido. No creas que no es blasfemia cuando las palabras dichas no son acompañadas por agrado o por la creencia en el significado de estas. No creas en aquellos que siguen sus propias opiniones y contradicen las reglas de la religión y dicen: “¿Quién eres tu para juzgar a otros como blasfemadores?” mientras que ellos mismos son ignorantes de las reglas de la religión en este tema tan vital, como las reglas de los dogmas de la creencia (^aqidah), ablución (wudu), rezo (salah), y otros.

Adquiere la sabiduría obligatoria personal que conduce al triunfo y a la aceptación de Alah y quita torturas de la próxima vida. Equípate con el hadith del Profeta, salalahu ^alayhi wa salam, narrado por Ibn Maŷah:<<Si aprendes un versículo del Libro de Alah, es mas recompensable para ti que si rezas cien (100) rak^ahs (de los rezos opcionales); y si vas y aprendes un capítulo de la sabiduría es mas recompensable para ti que si rezas mil (1000) raka^as (de los rezos opcionales). >>

Toma tu sabiduría de un maestro sabio, fidedigno, que teme a Dios. Aplica el consejo de Ibn Sirin cuando dijo: “Mira profundamente de quien tomas tu sabiduría porque esta sabiduría es aquella de la religión.” Ellos tienen que saber que es obligatorio en nosotros ordenar lo lícito y prohibir lo ilícito. Si alguien comete blasfemia ¿Qué decimos acerca de él? ¿Decimos que es un creyente? ¡Ciertamente no! ¿Dejaríamos a esa persona ahogándose en aquel estado de blasfemia o deberíamos ayudarle para rescatarla aconsejándole que deje la apostasía y que regrese al Islam? Si la persona es receptiva nos dirigimos a ella inmediatamente y claramente para que no seamos incluidos en el hadith del Profeta Muhammad, salalahu ^alayhi wa salam, <<si ustedes ven que mi nación teme decirle a la persona injusta que es injusta, sepan que el apoyo de Alah es retirado de ellos:>> como fue reportado en el Qur’an, blasfemia es la mas grande de las injusticias. Que Alah nos proteja de esto.

Alabado sea Alah.

Que Alah nos bendiga con un buen fin.

Alah sabe mejor.


1 Terquedad aquí significa el que sabe la verdad en la Religión pero la rechaza y dice lo contrario.

2 El único arrepentimiento aceptable de apostasía es que el apóstata regrese al Islam.

3 Ibn Taymiyah es un hombre que vivió durante el 8º Siglo, declaró que Alah es un cuerpo y que tiene límites, que el infierno desaparece, y que la especie del universo no es creada por Alah y otras declaraciones blasfemas.


Image

 

Image

Share this post

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Site Disclaimers

Donate to AICP

Support AICP of North America. Please consider supporting our efforts. AICP is charged a minimal fee for your donation. Fee Structure for donations are: $0 to $100K is 2.2% plus $0.30 per transaction.

Amount:


Search

Listen to the Qur'an

Please update your Flash Player to view content.


Amazon donates 0.5% of the price of your eligible AmazonSmile purchases to AICP

Como hacerse Musulmán

Uno se hace Musulmán creyendo en las Dos Testificaciones de Fe (referido en Arabe como Ash-shahadatan) y diciéndolo con la intención de renunciar blasfemia.

Yo testifico que nada merece ser adorado excepto Alah y testifico que Muhammad es el mensajero de Alah.
Escuche